El estreno del Episodio VIII de Star Wars, titulado Los últimos Jedi, ha generado una enorme expectativa entre el público; y no es para menos, pues hablamos de una de las sagas más memorables de todos los tiempos, pese a haber tenido algunos altibajos en su trayectoria (sorry Jar Jar, you suck). Durante sus largas cuatro décadas de existencia, una gran variedad de productos adicionales a las películas han sido lanzados al mercado: libros, comics, series de animación, videojuegos y, por supuesto, juegos de rol. El primero de estos fue Star Wars: The Roleplaying Game, publicado por la editorial neoyorkina West End Games en 1987.

Me gustaría destacar dos razones fundamentales por las cuales este juego de rol fue en su momento una auténtica joya. La primera es su sistema de juego, el cual empleaba una cantidad variable de dados de seis caras para resolver las acciones de los personajes, dicho sistema, conocido como D6 System e inventado por los mismos creadores del juego, era tan eficaz y sencillo de aprender, que al paso de los años se convirtió en uno de los sistemas clásicos más socorridos, tanto por juegos de rol posteriores como por juegos de tablero y de miniaturas. La segunda razón es que durante el tiempo que West End Games contó con la licencia de Lucasfilms para comercializar productos de Star Wars (de 1987 a 1999), cerca de un centenar de libros fueron publicados, entre manuales de reglas y suplemento, los cuales, gracias a la creatividad de los escritores de WEG, aportaron valiosos detalles para la ambientación del juego y a la larga contribuyeron de manera importante para dar forma a lo que hoy conocemos como el universo expandido de Star Wars.

Posteriormente, Lucasfilms vendió su licencia a la editorial Wizards of the Coast, que en el año 2000 publicó una nueva versión de Star Wars: Roleplaying Game, para la cual se decidió emplear un sistema de reglas basado en el sistema de la popular tercera edición de Dungeons & Dragons. Las clases disponibles para los personajes se dividían en dos tipos; las que no estaban vinculadas con la Fuerza, como el explorador, el noble o el soldado, y otras que sí lo estaban, como el caballero Jedi o el adepto de la Fuerza. Así, Star Wars D20 (como también fue conocido), se volvió un éxito entre los roleros y fanáticos de las películas, y más tarde, en el 2002, salió a la venta una edición revisada del manual básico, a la cual le siguió la que para muchos es la mejor edición de todas: Star Wars: Saga Edition (2007), algo así como la edición definitiva, que presentaba numerosas mejoras en el sistema con el fin de hacer los encuentros más dinámicos. Durante el periodo de Saga Edition, WotC publicó varios suplementos, entre los que destacaron Knights of the Old Republic Campaign Guide (2008), The Force Unleashed Campaign Guide (2008), The Clone Wars Campaign Guide (2009), y The Unknown Regions (2010), éste último marcó el final de la relación comercial de WotC con Lucasfilms, dos años antes de que Disney decidiera adquirir la compañía formada por George Lucas, lo cual, a mi parecer, es lo mejor que le pudo haber ocurrido a Star Wars.

Después del rotundo fracaso de Lucas como director y guionista (lo cual quedó bien claro con los Episodios I, II y III, los cuales son una ensalada de aburrimiento y tedio, con toques insufribles de un argumento torpemente desarrollado que fluye a cuentagotas, y aderezada con una sumamente pobre construcción de los personajes. Quizá lo único que el pretencioso Lucas no pudo arruinar en sus películas fue el soundtrack del maestro John Williams…), éste optó por dedicarse a sobreexplotar lo más posible su mina de oro, comercializando todo tipo de productos con el logo de Star Wars, como dije al principio, libros, comics, series animadas, videojuegos y juegos de rol, además de ropa, accesorios para mascotas, figuras coleccionables, juguetes varios, artículos electrónicos, juegos de cartas, y vayan ustedes a saber qué diablos más. Pero siempre se puede ser más millonario, ¿verdad George?, al menos eso nos demostró al embolsarse varios miles de millones de dólares vendiendo lo último que le quedaba por vender: su compañía. Es probable que Lucas, después de su frenesí capitalista, se haya arrepentido de haber dejado ir a la gallina de los huevos de oro, sobre todo al ver cómo los productores de Disney lograron con facilidad algo que desde hace tiempo él no podía hacer: atraer a las nuevas generaciones.

Te puede interesar:  Cómo ser cinéfilo, científico, detective y viajero astral a la vez

Puede ser que a los fanáticos más anacrónicos no les haya gustado el Episodio VII (incluyendo a George Lucas, desde luego, quien manifestó su repudio (o su ardor) a la primera oportunidad), sin embargo, su calidad cinematográfica difícilmente puede ser criticada sin caer en el subjetivismo, mismo caso con Rogue One: A Star Wars Story. Ambos filmes logran transmitir una sensación de frescura y dinamismo; uno, a través de un obvio tributo al mítico Episodio IV, y otro, presentando una historia novedosa y audaz.

En fin, para concluir el tema de los juegos de rol de Star Wars hay que mencionar a su última versión, publicada ahora por la compañía Fantasy Flight Games, más conocida por crear juegos de cartas y de mesa, que juegos de rol. A partir de aquí, mi reseña se basa en los comentarios de las comunidades roleras, pues admito que nunca he jugado esta versión. A muchos roleros parece no encantarles el hecho de que para poder jugar en el universo completo y variado de Star Wars sea necesario adquirir no uno, sino tres manuales, pues cada uno trata una temporalidad y un grupo de clases muy particulares. Edge of the Empire (2013) sirve para jugar con cazarrecompensas, contrabandistas y mercenarios, en el periodo entre el Episodio IV y el V. Age of Rebelion (2014), como su nombre lo indica, sirve para jugar con rebeldes justo en el periodo del Episodio V. Finalmente, Force and Destiny (2015) sirve para jugar con personajes sensibles a la Fuerza y Jedis, los cuales resurgen en el periodo posterior al Episodio V para intentar restaurar su antigua orden. Si eso les parece extraño esperen a ver el sistema, el cual emplea dados personalizados que sustituyen los números de sus caras por colores. Siendo justo, no podría decir si el juego es bueno o malo hasta haberlo probado, las críticas que hay en internet son variadas, sin embargo, el hecho de que Saga Edition siga siendo hasta el día de hoy el juego de rol favorito de los fanáticos de Star Wars, me indica que quizá FFG no ha logrado superarlo.

Sea cual sea la versión que más les guste de SWRPG, lo importante es que sigan compartiendo historias y campañas con sus amigos, y si en alguna ocasión tienen la oportunidad de decapitar a un gungan con un lightsaber, no duden en hacerlo.

The following two tabs change content below.

Eduardo Simón

eduardosimong@gmail.com

Latest posts by Eduardo Simón (see all)