Desde hace algunos años en la delegación de Tlalpan se han hecho recorridos nocturnos dentro de un panteón considerado edificio histórico de esta delegación: el Panteón 20 de noviembre.

Hasta apenas hace unos días tuve la oportunidad de asistir y me he llevado un gran sabor de boca.

El recorrido comienza desde que llegas al panteón. Ver las luces que lo alumbran desde abajo ya lo hace tétrico, sumándole a lo sola y silenciosa que es la calle donde está ubicado.

Al entrar al panteón te recibe un espíritu que te da las instrucciones e indicaciones que debes seguir, ¡ojo! que la más importante es no puedes iluminar con tu celular, eso le da otro detalle al recorrido ya que el panteón no cuenta con iluminación alguna.

Caminar por un panteón en la noche no deja de dar miedo, la vibra que se siente ahí es algo pesada; al llegar a la primera estación de las cuatro que conforman el recorrido, ya nos esperaba un espíritu que nos relató las historias de personas que ya descansaban ahí. Alumbrada sólo con una vela en su mano, la mujer que nos contó todo eso solamente dijo: “Sigan su camino”.

Había que adentrarse más al panteón, por lo que el grupo empezó a caminar, yo iba hasta delante cuando de pronto nos sale una persona disfrazada de entre las tumbas, no pudimos evitar gritar. Los sustos, el ambiente y las leyendas contadas nos erizaban la piel a cada paso que dábamos, el tiempo se hace lento cuando estas ahí dentro.

Cada historia contada tiene una moraleja. Sin duda, acudir a una noche de leyendas te deja un buen susto y un gran aprendizaje, ¡se los recomiendo!

The following two tabs change content below.

Olaff Pérez Balam

Te puede interesar:  Valores de ida y de retache

Latest posts by Olaff Pérez Balam (see all)